Todos los inviernos te das cuenta de que gastas mucho dinero en calefacción, lo que casi siempre te estropea en cierta medida tus navidades. Debes limitar los presupuestos para los regalos y contar monedas para poder acudir a las cenas especiales.

Estar calentito en casa tiene su precio, eso está claro, pero quizás no estás poniendo la calefacción de la manera adecuada y eso está haciendo que gastes más de la cuenta.

Vamos a darte unos consejos para que puedas ahorrarte unos euros, sin tener que renunciar a estar a gusto en el hogar. ¡Toma nota!

3 consejos básicos para ahorrar poniendo la calefacción

  • Ayúdate de las persianas: Un truco bastante sencillo es aprovechar el sol de la mañana para calentar la casa. Aprovecha los días de mucha luz para subir a tope tus persianas, se calentarán los cristales y no tendrás que poner la calefacción a plena potencia. 

Pero si por el contrario el día está nublado, baja tus persianas por completo y cierra todas las cortinas. 

  • Utiliza un termostato: Un mal hábito que muchas personas siguen haciendo es encender la calefacción a tope cuando hace frío y apagarla cuando la casa ya alcanza la temperatura que queremos ¡Esto es un error! Lo mejor es contar con un termostato y programar para que la temperatura descienda gradualmente. Puedes encenderla una hora antes de llegar a casa, pero si vas a estar más de 2 o 3 horas déjala apagada.
  • Cuidado con la ropa: Hablamos de la ropa que muchas personas tienden en los radiadores. Parecerá una tontería, pero la ropa húmeda no permite circular el aire caliente, ya que corta el flujo de aire. Por lo tanto, lo mejor es tender en un tendedero, pero sin tapar nunca la calefacción.

Con estos trucos, conseguirás ahorrar un poco y podrás dedicar ese dinero a otras cosas que consideres importantes.

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Consulta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies