Si has llegado hasta aquí es porque el frío empieza a apretar y quizás se te ha pasado por la cabeza la idea de instalar un sistema para regular la temperatura de tu hogar y pasar los meses fríos lo más calentito posible en casa. Bien una vez que tienes decidido llevar a cabo la instalación es mucho más que comprensible que tengas dudas sobre cuál es el sistema más adecuado para ti y tu situación. Por esa razón, en este articulo te contamos todo lo que necesitas saber para diferenciar la calefacción de la climatización.

A priori, podemos pensar que ambas opciones no tienen ninguna diferencia e incluso que son complementarias y puede que sí, pero si existen algunas diferencias que nos gustaría comentarte.

¿Qué es exactamente la calefacción?

Podemos definirla como un conjunto de aparatos que forman un sistema y sirve para calentar un lugar, especialmente una casa o local comercia. Existen muchos tipos de calefacción que puedes instalar en tu hogar, entre los más conocidos se encuentran:

  • Calefacción de gas natural. Es la más popular en España y su funcionamiento se basa en la combustión de gas natural para calentar tubos por los que pasa agua y se dirige hacia radiadores o instalaciones de suelo radiante.
  • Calefacción eléctrica. También muy popular, aunque un poco más cara de mantener, su funcionamiento se basa en circuitos eléctricos con resistencias que se calientan generando energía calorífica.
  • Calefacción de gasoil. El funcionamiento es muy parecido al de el gas natural pero su fuente de alimentación o carburante es el gasoil por lo que necesitaras colocar un depósito para el combustible.

¿Qué es la climatización?

La climatización es mucho más que regular la temperatura de un hogar, en ella se contemplan diversos factores para conseguir un espacio habitado en condiciones correctas y agradables para todos los sentidos. Estos factores son:

  • Refrigeración. Al contrario de la calefacción esta parte se encarga de enfriar el espacio.
  • Calefacción. Tal y como hemos comentado anteriormente es la encargada de calentar el hogar y será necesaria la instalación de un termostato para controlar la temperatura y mantener los grados deseados en el espacio.
  • Ventilación. Así es, dentro de la climatización debemos contemplar la ventilación de los espacios ya que será la encargada de limpiar el ambiente cargado y renovar el aire.
  • Humedad. Para que un espacio se encuentre bien climatizado es fundamental controlar la humedad que deberá estar siempre entre el 30 y 50% del ambiente. Un aparato muy ventajoso para los sitios secos es contar con un humidificador que nos de la humedad necesaria y además ambienta la casa.

¿Tienes clara la diferencia? Esperamos haberte ayudado a resolver tus dudas o al menos despejarlas, si lo necesitas podemos asesorarte desde nuestras instalaciones en Saneamiento Ferrer.

Valora
Comparte esta entrada:

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Consulta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?