Las mamparas de baño separan las zonas de ducha del resto del cuarto. Una buena mampara impide que el agua salga y ofrece intimidad en casos de vestuarios o zonas de baño compartidas. Hay varios tipos de mamparas para cada gusto y necesidad.

Cómo elegir las mamparas de baño

Para elegir la mejor mampara hay algunos aspectos que debemos tener en cuenta. Hay ocasiones en que la estructura del cuarto de baño nos obliga a adaptarnos a su geometría y solo podremos utlizar una que se adapte a ella.

Si tenemos niños o gente mayor en casa, debemos optar por una mampara dura que pueda resistir los golpes y, como norma general, elegiremos una que sea lo bastante alta como para poder evitar las “inundaciones”.

La estética también es importante. Podemos escoger entre mamparas transparentes, translúcidas, o con algún tipo de adorno o serigrafía, lo que nos permite dar a nuestro baño un toque personal.

Tipos de mamparas de baño

Panel fijo

Ideal para espacios reducidos. Una sola hoja que tapa la zona de ducha y permite a su vez la entrada y la salida. Se debe adaptar la medida para que cumpla las dos funciones.

Puertas correderas

Se adaptan a la perfección al perímetro de la ducha y protegen las posibles fugas de agua. Este sistema nos da libertad para disfrutar de nuestro aseo sin preocuparnos del agua que salpicamos.

Puertas batientes

Son las más dinámicas. Pueden abrirse hacia a fuera o hacia adentro de la ducha, ofreciendo un espacio de entrada y salida mucho más amplio. Suelen colocarse un baños grandes.

No hay un tipo de mampara mejor que otro. La mejor opción es la que se adapte a nuestras necesidades. Hoy en día contamos en el mercado con múltiples opciones dónde elegir, incluso podemos encargar que nos hagan una mampara a medida.

Comparte esta entrada:

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Consulta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?